Fútbol

El fútbol es más que un juego.

Y eso es algo que mucha gente no entiende. En este tiempo de liguilla en el fútbol mexicano es cuando más vemos a aficionados gozar, sufrir, gritar, reír, llorar, celebrar por su equipo. El campeonato está tan cerca y tan lejos y es cuando, nosotros, los aficionados más sufrimos en cada segundo del partido. Y es tambien en estas fechas donde sobresalen las burlas y las críticas de aquellos que no entienden lo que es entregarse a este, el deporte más bello del mundo.

Hoy, todos podemos hablar de todas las ligas, pero tendremos que aceptar que nuestro corazón es propiedad de uno solo. Somos nosotros los que nos entregamos sin condición a unos colores, a un escudo, a un himno, a una camiseta, a una historia. El fútbol y tu equipo jamás te traicionan; el amor a los colores y al deporte es lo más fiel que existe en el mundo. Nosotros, hombres y mujeres, desde niños amamos una sola camieta a la que somos fieles durante una vida y más. Porque parejas habrá muchas, pero equipo de fútbol solamente uno.

Es en el estadio o detrás del televisor donde nosotros expresamos los sentimientos más puros y honestos; y algunos critican y hablan de que es una tontería sufrir tanto por algo que es solo un juego. Pero este deporte y el amor a la camiseta y todo lo que con ello conlleva es más que un juego. Pero dime, ¿cómo lo vas a entender? Tendrías que haber vivido lo que nosotros; enamorarte del balón, de la cancha, de los tacos, de los colores, de un jugador. Creces viendo ídolos que firman historias increíbles y nosotros somos testigos. ¿Cómo lo entenderías? Si nunca dejaste todo para poder ver a tu equipo; si nunca tuviste una primera vez en el estadio viendo a aquellos que son un balón hacen cosas mágicas y que tranpiran tu misma esencia. Nacemos en el fútbol y crecemos viviendo de historias que pronto son leyendas. El fútbol es más que un juego, el fútbol es amor. Pero no lo entenderías; porque jamaste sufriste con la derrota de tu equipo, si jamás lloraste por la impotencia de no poder entrar tu a la cancha a defender esos colores que compartes con tu sangre; si jamás derramaste lágrimas de alegría por un campeonato y no das hasta la vida misma por defender lo que es tuyo. Tu campo, tu estilo, tu juego, tus leyendas.

Dedico mi vida a los colores, a un equipo, a un amor. Porque el fútbol no me traiciona. Es mi consuelo, mi tristeza, mi extasis, mi alegría, mi sonrisa, mis lágrimas. El fútbol es distinto a todo y podrás criticarme por darle todo, pero jamás lo entenderías porque no te gusta sentir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s