Escucharte

Lamentablemente tenemos varios años contemplando nuestras pantallas, leyendo noticias sobre tragedias alrededor de nuestras fronteras y del otro lado del mundo; lejos de nuestros hogares, creando campañas de un apoyo simbólico hacia aquellos que lo necesitan. Hablando de cosas que, sabemos, no podemos hacer más que dar un simple gesto en palabras sin costo algunos.

Los desastres y las tragedias abundan, naturales o humanos, pero ahí están. Los leemos, nos sorprendemos y cambiamos nuestra foto de perfil o compartimos un estado en señal de apoyo y solarización, pero ahí terminamos. Amigo, tenemos que abrir los ojos y darnos cuenta que las tragedias no suceden solamente en Estados Unidos, Europa, África, Medio Oriente, Caribe y demás lugares de nuestro planeta, lejanos y ajenos a nosotros, que no conocemos más que como simples turistas. Las tragedias viven y nos rodean, aquí mismo, en México y en Monterrey. Y ayer escuchamos de una y se ha generado un gran movimiento alrededor de las redes sociales.

Pero lo más importante no es eso, sino un simple movimiento que ha comenzado en distintos grupos y con distintas personas, que se han manifestado con la intención de escucharte, a ti y a tus problemas. Y quiero agradecer mucho a aquellas personas que sin estar obligados se han dispuesto a escuchar a otros para colaborar un poco a la paz y armonía que tanto necesita la humanidad. Y tú, como yo, debemos abrirnos sin miedo a ser juzgados porque todo aquello que no sale mediante palabras surge por acciones. Tantas tragedias que han sucedido y pudieron ser evitadas, si tan solo un oído se hubiera prestado a escuchar y un hombre a confortar las lágrimas de distintas penas. Lo ya acontecido no se puede cambiar, pero nosotros como seres humanos podemos evitar esta clase eventos.

Y es por eso que quiero invitarte a ti, que lees esto o no, a dos cosas: disponte a escuchar y confortar a aquellos quienes lo necesitan, aunque sean desconocidos. Y que te atrevas a hablar con alguien para tu desahogo. Si todos nos disponemos a realizar ambas acciones seremos más humanos; más amigos. Detengamos la indiferencia y ayudémonos todos, porque todos necesitamos un poco de ayuda.

Aquí estoy yo para escucharte.

Here I am to listen to you.

Ich bin hier, um zuzuhören.

Je suis ici pour écouter.

Eu estou aqui para ouvir.

Sono qui per ascoltare.

我在這裡聽。

私が聞くためにここにいます。

Ego audire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s